Para reparar la ruptura con Dios que se da  con un pecado grave, un católico debe reconciliarse con Dios por medio de la confesión.

Artículo anterior¡Ayúdanos a mejorar!
Artículo siguiente460.- ¿Cuál es el peligro de los medios?