Toda Santa Misa (celebración eucarística) tiene dos partes principales: la liturgia de la Palabra y la liturgia eucarística en sentido estricto. 
En la liturgia de la Palabra escuchamos lecturas del ANTIGUO y del NUEVO TESTAMENTO, así como del Evangelio. Además hay lugar para la homilía y para la oración universal. En la liturgia eucarística que sigue se presentan pan y vino, son consagrados y se ofrecen a los fieles para la COMUNIÓN.

Artículo anteriorAudiencia General 8-Enero-2014
Artículo siguienteCarmen Cáceres: “Entre los novios existe atracción física pero también inteligencia, voluntad y libertad”