Artículo anteriorEste fue el belén ganador
Artículo siguiente122.- ¿Para qué quiere Dios la Iglesia?