Artículo anteriorEl Papa presenta «Evangelii Gaudium»: Nadie puede quedar excluido de la alegría del Señor
Artículo siguiente¿Por qué llevar una vida de oración?