Cada sagrada COMUNIÓN me une más íntimamente con Cristo, me convierte en un miembro vivo del cuerpo de Cristo, renueva las gracias que he recibido en el Bautismo y la CONFIRMACIÓN, y me fortalece en la lucha contra el pecado.

Artículo anteriorEl apostolado de la amistad
Artículo siguienteAudiencia General 20-Noviembre-2013