Dios ha hecho al hombre y a la mujer el uno para el otro para que «ya no sean dos, sino una sola carne» (Mt 19,6): de esta forma deben vivir el amor, ser fecundos y así convertirse en signo del mismo Dios, que no es otra cosa que amor desbordante. 

Artículo anteriorLos Santos no son superhombres sino personas que han conocido el amor de Dios, dice el Papa
Artículo siguienteYa están confirmadas fechas de la JMJ Cracovia 2016