Durante ella celebración del «Día de la Familia» con ocasión del Año de la Fe, un niño pequeño que se acercó al escenario y logró robarle el protagonismo y la silla pontifical al al Santo Padre.

Con su inocencia, tal y como puede verse en el vídeo difundido por AP, el pequeñín acabó compartiendo de forma inesperada el centro del altar con el Papa Francisco, que se lo tomó todo con mucha calma, y terminó acariciando al niño, el cual, no quería separarse del Papa.

 

En dicho acto, tuvo lugar la celebración de la Santa Misa y un discurso que dirigió a las Familias del mundo. Puedes leer el discurso aquí.

 

 

 

ReligionLibertad

Artículo anteriorY tú, ¿conoces el verdadero sentido de la Eucaristía?
Artículo siguienteMaria Luce renunció a ser Julieta en el que podría haber sido el papel de su vida, ya que iba a salir semidesnuda