Día de la Virgen del Pilar

La Virgen del Pilar lucio  en Zaragoza el tradicional y colorido manto que crean cada año con sus flores los miles de oferentes ataviados con trajes regionales de todas las comunidades autónomas y de distintos países para honrar a la patrona de la ciudad y de la Hispanidad.

Desde primera hora de la mañana, en las calles del centro de la capital aragonesa resonaron las jotas y destacaron los colores de los trajes regionales y los ramos de flores que llevan en sus manos las miles de personas que esperan venerar con ellas a la Virgen.

La ofrenda culminó alrededor de las 18.00 horas. El sol  ha querido estar presente aunque las bajas temperaturas a primeras horas de la mañana se hicieron notar. Las muestras de cariño y devoción hacia la Virgen han llegado también a través del río Ebro con la ofrenda fluvial y a través del aire con los capullos de rosas que han arrojado al mediodía instructores y pilotos del Real Aeroclub de Zaragoza.

También será hasta entonces cuando los devotos y ciudadanos que lo deseen puedan acceder, de forma gratuita y como novedad de este año, al manto floral de la Virgen para hacerse una fotografía, una posibilidad que se abrirá a partir de las 21.00 horas de hoy.

La Basílica del Pilar ha acogido, al mediodía, la Misa Pontifical presidida por monseñor Jean Louis Bruguès, archivero y bibliotecario de la Santa Iglesia Romana, junto a quien ha concelebrado el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, además del cabildo metropolitano y otros obispos y sacerdotes. El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha destacado en rueda de prensa el «ejemplo de participación» de estos festejos que se están celebrando con «ausencia de incidentes, masiva afluencia y un extraordinario ambiente festivo» y que han contado, hasta el momento, con la asistencia de 1,7 millones de personas a los actos programados.