La Catedral de Lérida acoge exposición sobre los Mártires del Siglo XX

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A pocos días de una de las beatificaciones más numerosas de la historia de España, que tendrá lugar el próximo 13 de octubre en Tarragona, la Diócesis de Lérida ha abierto una exposición en la Catedral sobre estos testigos de la fe.

Se trata del inicio de los actos previstos en la diócesis con motivo de la beatificación de las 95 personas que prefirieron morir antes que renunciar a su fe en el territorio diocesano de Lleida, entre ellos el entonces Obispo local, Mons. Salvi Huix Piralpeix.

La inauguración fue presidida por el actual Obispo, Mons. Joan Piris, y asistieron autoridades locales y el director general de Asuntos Religiosos, Enrique Vendrell.

En la exposición se pueden ver las fotografías y los principales datos de los mártires, además de la explicación de los procesos de beatificación que abrieron en Lérida y que terminan con los decretos de martirio firmados en nombre del Santo Padre por el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos , Cardenal Angelo Amato.

La exposición tiene un apartado especial en honor a Mons. Salvi Huix Miralpeix, donde se exponen diferentes objetos litúrgicos y personales del Prelado que fue fusilado el 5 de agosto de 1936 en el cementerio de Lleida.

También se expone una carta en la que el Mons. Huix respondía desde la cárcel a unas monjas que le pedían su bendición. Como el obispo no disponía de ningún papel para escribir, respondió a las religiosas utilizando la misma carta que había recibido. El documento de entrada en prisión, el breviario y la Biblia son algunos de sus objetos expuestos en la vitrina central de la sala.

Mons. Joan Piris aclaró que el objetivo es recordar y reconocer la valentía de aquellas personas que fueron capaces de dar la vida por su fe. También habló durante la presentación Joan Ramon Ezquerra, coordinador de las cinco causas que se han instruido desde el Obispado de Lleida y destacó el testimonio valiente de amor a Dios y de perdón que los mártires nos han dejado.

Antoni Agelet, en nombre del Cabildo de la Catedral y de la curia episcopal, calificó de “bendición” poder acoger esta exposición. También intervinieron los representantes de las otras causas que se han instruido a la diócesis.

Joaquin Lax y Flora Grífol hablaron de los “curetas de Monzón”, los sacerdotes José Nadal y José Jordán. El hermano Mariano Santamaría lo hizo en nombres de los maristas, el P. Joaquín Millán por los mercedarios.También intervino Ximo Company, delegado de Patrimonio Artístico y Cultural del Obispado de Lleida, que agradeció a los voluntarios la colaboración en la organización de la muestra y al Obispado su apuesta por el arte al abrir este espacio expositivo en la misma Catedral.