Artículo anteriorLa Santa Sede analiza la curación «inexplicable» de una mujer atribuida a un sacerdote valenciano
Artículo siguiente466.- ¿Qué es la envidia y cómo se puede luchar contra ella?