Juan XXIII y Juan Pablo II serán canonizados el 27 de abril del 2014

Los papas Juan Pablo II (1920-2005) y Juan XXIII (1881-1963) serán canonizados el próximo 27 de abril y se convertirán así en los otros dos pontífices proclamados santos en los últimos cien años junto con Pío X, según anunció hoy el papa Francisco en latín. La fecha de su canonización fue elegida por el papa Francisco durante el consistorio celebrado hoy junto con los cardenales y corresponde al primer domingo después de las celebraciones de la Semana Santa, cuando la Iglesia católica celebra la fiesta de la Divina Misericordia.

Karol Wojtyla (1920-2005) será santo a los nueve años de su fallecimiento -lo cual es un verdadero record- gracias a la dispensa del plazo de cinco años de espera antes de iniciar el proceso. A las pocas semanas de ser elegido como sucesor, Benedicto XVI decidió otorgar la dispensa de esa espera, pero no del proceso, ya que serviría precisamente para documentar muy bien toda la vida y la espiritualidad y de un santo fuera de los común. Los milagros llegaron enseguida.

El camino hacia la santidad tiene varios escalones: En los casos más tradicionales, primero es necesario ser nombrado Venerable Siervo de Dios, el título que se da tras la muerte a quien se le reconoce haber vivido «las virtudes de manera heroica».

Después es necesario tras una especie de «juicio» que sea reconocido un milagro para ser proclamado beato y después otro para la canonización, aunque el papa puede saltarse alguno de estos pasos como en el caso de Juan XXIII.

La canonización del papa polaco ha llegado en tiempo récord, pero ha seguido todos los pasos marcados por la Iglesia.

La aportación más original del Papa Francisco, a la vista de la evidente santidad del beato Juan XXIII (1881-1963), ha sido dispensar del trámite del segundo milagro y unir su ceremonia de canonización a la de uno de sus sucesores. El Papa «Bueno» y el papa «Grande» –que lleva el nombre de Juan XXIII junto con el de Pablo VI- serán santos el mismo día.