Porque quiere proteger el amor. Una persona no puede hacer a otra un regalo mayor que el don de sí misma. «Te quiero» significa para ambos: «Sólo te quiero a ti, te quiero totalmente y te quiero para siempre». Puesto que esto es así, no se puede decir en realidad «Te quiero» a una prueba o por un tiempo, tampoco con el cuerpo.

Algunos creen tener propósitos serios en sus relaciones prematrimoniales. Y, sin embargo, éstas contienen dos reservas que no son compatibles con el amor: la «opción de dejarlo» y el temor a tener un hijo.

Dado que el amor es tan grande, tan santo y tan irrepetible, la Iglesia pide con insistencia a los jóvenes que esperan a estar casados para tener relaciones sexuales.

Artículo anteriorJosé María Navarro, universitario: “La alegría de ser católico no es algo que uno deba guardarse para sí”.
Artículo siguienteJuan XXIII y Juan Pablo II serán canonizados el 27 de abril del 2014