El Papa fue a la Vigilia en un R-4

El modelo dejó de producirse hace más de 20 años

Es ya sobradamente conocida la apuesta del Papa Francisco por viajar en medios de transporte nada ostentosos. Como arzobispo de Buenos Aires viajaba en metro; tras su elección como pontífice se subió al autobús con el resto de cardenales en lugar de ir en coche, y ha renunciado a losMercedes y BMW oficiales para escoger un sencillo Ford Focus como vehículo oficial. Además, el Papa ha expresado su rechazo a que los sacerdotes viajen en vehículos «último modelo». Incluso acudió a los garajes del Vaticano para inspeccionar si había coches de lujo.

Ayer dio una nueva muestra de su predilección por la austeridad apareciendo en un viejo «Cuatro Latas», el popular modelo Renault 4 que comenzó a fabricarse en 1961 y que dejó de producirse hace ya más de 20 años.