José Navarro, seminarista: “Solo Dios basta”

“Firmes en la fe y arraigados en Cristo el miedo desaparece, y el mundo necesita de este sentimiento de esperanza”

 

“Solo Dios basta” dice Jose Navarro en su perfil de Twitter, @Josenavarro90. Jose es seminarista de la Diócesis de Ciudad Real y seguidor de @Catolicos_es, hoy habla con nosotros.

            Hola, José. Ya no queda nada para la próxima JMJ, días, horas, minutos, ¿cuál es el primer recuerdo que se te viene a la cabeza de Madrid 2011?

Hola. En primer lugar gracias por la entrevista, creo que es una buena propuesta, y espero que sirvan estas pequeñas palabras.

Todavía, en mi corazón queda guardado un sentimiento de alegría y fiesta al haber compartido mi fe con millones de jóvenes en la JMJ de Madrid. Recuerdo mil momentos llenos de emociones, pero si tuviera que quedarme con uno sería con el gran “silencio”, en la vigilia de oración con dos millones de personas ante el Santísimo, en compañía del Papa Benedicto XVI. Debo reconocer que el silencio me despistó por un instante de mis rezos y pensé: “Esto es el cielo”. Y al caer en la cuenta de que yo estaba siendo partícipe de algo muy grande, di gracias a Dios, y aún ahora cuando recuerdo esta vivencia lo sigo haciendo.

            Brasil está un poco lejos, pero estamos en un mundo globalizado, ¿qué propones para que no perdamos de vista Río de Janeiro del 23 al 28 de julio?

Sí, es cierto que Brasil queda algo lejos de España. Pero existen mil maneras de estar presente. Tenemos la televisión e internet, que seguro transmitirán este gran acontecimiento. Además es la primera JMJ con el nuevo Papa Francisco. Habrá muchísima expectación y tendrá mucha repercusión en los medios. Aún así, desde la Diócesis de Ciudad Real, los jóvenes nos vamos a reunir los días 27 y 28 de junio para celebrar en el pueblo natal de San Juan de Ávila, recientemente proclamado Doctor de la Iglesia, nuestra JMJ, siempre pendiente de Brasil y unidos en oración con ellos. Es una idea genial que seguro tendrá éxito, y que desde aquí animo a participar.

            Está siendo un año muy importante para la Iglesia, es el Año de la Fe, ¿qué puedes aportar tú desde tus circunstancias como cristiano a la Sociedad?

“Firmes en la Fe” era el lema de la JMJ de Madrid 2011, y recuerdo que Benedicto XVI animó a los jóvenes a vivir la fe de Cristo en todos los lugares que frecuentemos y a todas las personas que formen parte de nuestra vida. El cristiano y todo lo que conlleva serlo está marcado por un halo de esperanza y alegría. En estos tiempos que estamos viviendo de gran desesperanza y tristeza por una sociedad rota y de decadencia en valores. Y hace tan solo unos días el papa Francisco nos recordó que el cristiano debe ser una persona alegre.

Yo creo en las personas y en todo lo que cada una de ellas puede dar a la sociedad. Pero creo más aún en que Dios espera de estas personas, de nosotros, la manifestación de esta alegría que sé que es contagiosa, porque los apóstoles al ver a Cristo Resucitado, llenos de alegría, salieron corriendo a proclamar esta gran noticia. Firmes en la fe y arraigados en Cristo el miedo desaparece, y el mundo necesita de este sentimiento de esperanza, ¡vamos a dárselo!

            ¿Qué destacarías de la figura del Santo Padre, el papa Francisco? 

El Papa Francisco es signo de esta esperanza que hablaba antes. No deja indiferente a nadie, Desde el principio demostró ser un hombre santo. Salió al balcón del Vaticano y comenzó a rezar por Benedicto XVI, y de nuevo el gran “silencio” se adueñó de la Plaza de San Pedro. Miles de personas acompañaron en la oración al nuevo Papa. Nos ha contagiado el amor que tiene a las personas y la preocupación por el mundo y eso es signo de que Dios nos ama y sabe lo que necesitamos en estos tiempos.

             ¿Qué nos falta hoy a los jóvenes para estar más cerca de Dios?

Oración y alegría. Escucha y diálogo con Dios, y esperanza, no tener miedo.

            José, tú que eres seminarista, ¿qué le dirías a otros jóvenes, chicas y chicos, que están planteándose entregar su vida por entero a Dios? 

Que bajen el volumen de aquello que les rodea, aunque solo sea por un momento. Y se pregunten por ellos mismos. ¿Quiénes son? ¿Qué quieren? ¿Para qué les necesita el mundo? Van a descubrir que hay “algo” que a priori puede sorprenderles, algo que no entraba en sus planes pero que en realidad es lo que les va a hacer felices. Saber cuál es nuestra vocación es genial, porque es vivir aquello que Dios quiere de ti, y desde la libertad que se nos ha dado, reconocer que realmente el camino que caminas te lleva a la felicidad.

          En una de las meditaciones diarias del Santo Padre, asegura: “Seguir a Jesús- previno el Pontífice- no es fácil, pero tampoco es difícil, porque en el camino del amor el Señor hace las cosas de modo tal que nosotros podemos seguir adelante. Y el Señor mismo nos ensancha el corazón”, ¿por qué la Oración?

La oración es el sustento para el cristiano. Cuando estamos lejos de la fuente, que es Cristo, sentimos que nos deshidratamos, o bebemos de otras fuentes que no quitan nuestra sed. No concibo ser cristianos sin hablar con Dios, esa falta de diálogo sería como apartarse de lo que sabemos que nos da la vida. La oración es camino hacia lo que Dios quiere de nosotros. Cristo oró hasta el último momento, incluso en la Cruz. Por eso cuando nuestro camino sea pedregoso o no encontremos sentido a muchas cosas que nos ocurren, la oración se convertirá en nuestro “refresco” cotidiano y vital para llegar a la “meta”.

      Muchas gracias, Jose, por tu tiempo. ¿Mandas un mensaje de ánimo para el equipo de Católicos_es? 

Seamos todos testigos de la Resurrección de Cristo, comunicando al mundo la alegría de su mensaje que es Vida. Gracias por vuestra labor, que estoy seguro que llega a mucha gente moviendo corazones para la Nueva Evangelización. Ánimo. Unidos