Las pasiones existen para que, por medio de emociones fuertes y percepciones claras de lo justo seamos atraídos hacia el bien y rechacemos el mal. [1762-1766,1771-1772]

Dios ha hecho al hombre de tal modo que pueda amar y odiar, desear algo o despreciarlo, sera traído por algunas cosas y tener miedo ante otras,que esté lleno de alegría, de tristeza o de ira. En el fondo de su corazón el hombre siempre ama el bien y odia el mal, o lo que considera como tal.
Artículo anteriorA mi también me bautizaron. ¿Por qué?
Artículo siguienteHoy celebramos Santo Domingo de Guzmán