No vayan por caminos “paralelos”, ha dicho Francisco a los jesuitas

Con motivo de la fiesta de san Ignacio de Loyola, Francisco ha celebrado la Santa Misa en la iglesia romana del Gesú. Ha pedido a los jesuitas que no vayan por caminos paralelos y que sientan vergüenza de sus límites y pecados para ser humildes.

 

Junto al Pontífice, han concelebrado el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, monseñor Luis Ladaria, el Padre general de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, miembros del Consejo y más de doscientos jesuitas, según ha informado la Oficina de Prensa del Vaticano.

En la homilía Francisco ha propuesto reflexión en tres conceptos: poner en el centro a Cristo y a la Iglesia; dejarse conquistar por Él para servir; y sentir la vergüenza de los límites y pecados para ser humildes ante él y ante los hermanos.

Ha recordado el lema de los jesuitas ´Iesus Hominum Salvator´ , ya que Cristo es el centro de sus vidas. Como san Ignacio quiso al ponerle de nombre “Jesús” a la Compañía.

 

Al final de la Misa, el Papa ha rezado ante el altar de la capilla de San Ignacio y de San Francisco Javier, en la capilla de Virgen de la Calle y ante la tumba del Padre Pedro Arrupe. A la salida, Francisco ha sido recibido por cientos de personas que querían saludarle y que han esperado hasta el final de la celebración para poder hacerlo.

 

Fuente: Religión en libertad