Un vídeo un poco largo y de baja calidad, pero un vídeo que merece la pena ver.

Artículo anteriorEl niño que hizo llorar al Santo Padre
Artículo siguienteNo vayan por caminos “paralelos”, ha dicho Francisco a los jesuitas