Tras las huellas del Señor

Desde el pasado 9 de julio, hasta el próximo 12 de octubre, tiene lugar en Río de Janeiro la exposición «Tras las huellas del Señor», que fue inaugurada con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

La muestra, que ha sido organizada por la Fundación Juan Pablo II para la Juventud del Pontificio Consejo para los Laicos, es dirigida especialmente para los jóvenes peregrinos que por estos días llegarán a Río de Janeiro para el encuentro con el Sumo Pontífice. La muestra de arte religiosa es, según especialistas, la más importante que se haya realizado en América Latina

Presentada en el Museo Nacional de Bellas Artes de Río de Janeiro, la exposición ofrece una serie de obras, manuscritos y objetos artísticos de gran valor espiritual y cultural, que se han agrupado en cuatro secciones:

La primera de ellas es “Cristo: camino de Salvación”, donde serán presentadas obras con los temas Presencia de Cristo, Pasión de Cristo, Resurrección e Incredulidad de Tomás. Algunos temas evangélicos también estarán presentes, como Cristo y la Adúltera y la Parábola del Hijo pródigo. Beato Angélico, Melozzo da Forlì, Leonardo da Vinci, Bernini y Correggio son algunos nombres que podrán ser vistos en la sección.

En la segunda parte de la muestra, “Vocación y Misión de los Apóstoles”, serán expuestas obras directamente relacionadas a la temática, como el Díptico con Pedro y Pablo, del siglo III-IV d.C. Así será también la tercera sección, donde el visitante verá arte con temas relacionados a María. “María, camino que conduce a Cristo” tendrá piezas de Oriente y Occidente, de Michelangelo, Pinturicchio, Perugino, Sassoferrato e íconos bizantinos.

Y la última sección, “Los Santos: modelos a imitar”, expondrá pinturas que representan santos conocidos y una serie de relicarios. Entre los artistas encontrados aquí están Annibale Carracci, Guido Reni y Caravaggio.

Los organizadores del evento dan fe de que todos aquellos que visiten la muestra, participarán de una “cuarta catequesis”, realizada por pintores y escultores que vivirán la historia del arte religioso.