El Papa aprueba beatificación del sucesor de San Josemaría Escrivá y 42 mártires españoles

Como se viene informando estos últimos días el Papa Francisco ha aprobado los decretos para la canonización de los beatos Juan Pablo II y Juan XXIII, pero además también ha promulgado el acta de martirio de 42 sacerdotes y religiosas españoles que murieron por odio a la fe, y el acta que reconoce el milagro atribuido a la intercesión del Siervo de Dios Álvaro del Portillo, primer sucesor de San Josemaría Escrivá.

Estos mártires españoles se unirán a la causa de los 480 mártires a ser beatificados el 13 de octubre en Tarragona.

Según informa la agencia ACI en su diario digital, las actas de martirio aceptadas por Francisco son las del siervo de Dios José Guardiet y Pujol, sacerdote diocesano, nacido en Manlleu (España), y que murió el 3 de agosto de 1936 por odio a la fe. El Siervo de Dios Mauricio Íñiguez de Heredia y 23 compañeros mártires de la Orden de San Juan de Dios que fueron asesinados entre 1936 y 1937.

El Siervo de Dios Fortunato Velasco Tobar y 13 compañeros mártires de la Congregación de la Misión, que murieron entre 1934 y 1936; y la Sierva de Dios María Asunta y dos compañeras mártires, religiosas de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Madre del Divino Pastor, que fueron asesinadas en 1936.

Álvaro del Portillo

Fiel colaborador de san Josemaría fue, además, su primer sucesor al frente del Opus Dei. Sacerdote ejemplar, sirvió a la Iglesia en todo momento. Colaboró en los trabajos del Concilio Vaticano II. Recibió la ordenación episcopal en 1991 de manos de Juan Pablo II.

El Papa Francisco y el Colegio Cardenalicio han aceptado el milagro que se le atribuye. Se trata de la curación de un niño chileno, que pocos días después de nacer sufrió un paro cardíaco de más de media hora y una hemorragia masiva. Sus padres rezaron a Álvaro del Portillo y el niño se curó inmediatamente. Ahora tiene 10 años y se encuentra en perfecto estado de salud.