Alcalde francés defiende el Matrimonio.

Cada vez son más los defensores de la institución tan necesaria como es la Familia y el Matrimonio. Este último concepto, que tras las últimas reformas en  muchas legislaciones de diferentes países se está desviando del significado real, originario y verdadero de ese término, es cada vez más amparado por todo tipo de personas, que como defensores de la institución protegen a cualquier precio que se mantenga la estructura original del matrimonio, ya definida como unión entre un hombre y una mujer en el Derecho Romano, y considerada la más importante desde tiempos inmemoriales como guía y camino para garantizar la estabilidad social y la perduración de la sociedad.

Días atrás se podían leer las declaraciones del Cardenal Camilo Ruini, Vicario Emérito del Papa para la diócesis de Roma y Expresidente de la Conferencia Episcopal Italiana, que explicaba de manera inequívoca que el reciente aval de la Corte Suprema de Estados Unidos al “matrimonio” homosexual se trataba de simplemente una “ilusión que pretende negar la realidad y una plasmación de la ideología de género que ataca la naturaleza del hombre que ha sido creado hombre y mujer. Considerando estas uniones un compromiso “inútil y dañoso”.

Pero no ha sido un miembro de la Iglesia el último que ha decidido defender los valores correctos de la sociedad y de la institución del matrimonio. Se trata del alcalde de un pequeño municipio francés, Jean-Michel Colo, que expresó su decisión de no casar a una pareja de homosexuales como indica la recién aprobada ley del Gobierno francés, señalando incluso, según informa la agencia ACI, que estaría dispuesto a ir a la cárcel antes que celebrar una farsa.

Su decisión, que a pesar de poner su cargo en peligro, así como una multa de 75 mil euros y cinco años de cárcel ha sido apoyada por sus compañeros concejales, tiene como único fin defender la Institución del Matrimonio.