“El Rosario es mi oración predilecta. ¡Plegaria maravillosa!

Maravillosa en su sencillez y en su profundidad”.

San Juan Pablo II