Javier dejó su trabajo para entrar en el Seminario

Javier Lillo es un joven que tenía una prometedora carrera profesional en la ciudad financiera de Londres. A pesar de haberlo conseguido todo en su profesión, sentía que había una parte de él que necesitaba respuestas. “En febrero dejé el trabajo y comencé un viaje que me llevó a distintos lugares, a Calcuta, al Himalaya, a África. Hasta llegar después de todo un proceso de búsqueda a actualmente cursar el primer año introductorio en el seminario.

“Después de un discernimiento, he visto claro como Dios ha entrado en mi vida y como me ha ido pidiendo poco a poco y con mucho cariño, entregar mi vida a los demás de esta manera” explica Javier.

¡No te pierdas el emocionante testimonio de Javier que nos presenta Mater Mundi!