«Son como un matrimonio de amigos»

¿Qué es lo que sucede después de estar al borde la muerte y volver a la vida tras la intercesión de un santo? ¿Cómo recuperar la normalidad cuando una hija tuya ha estado a punto de morir y ha sido sanada gracias a una intervención providencial de Dios? La sanación tras un milagro, ¿se queda solo en lo físico o va más allá? Lucía y Sebastián se conocieron gracias a la intercesión de Tomás y Paquita.

La intervención de Dios no se manifiesta únicamente en las curaciones inexplicables, sino en cosas sencillas como encontrar un esposo o una esposa para toda la vida. Es lo que les pasó a Lucía y Sebastián, que hoy llevan nueve años casados y están esperando su séptimo hijo, pero justo antes de conocerse ambos estaban dejando una relación porque no veían que su futuro se ajustara a la idea que tenían del matrimonio. Providencialmente, ambos empezaron a rezar por su cuenta a Tomás y Paquita, un matrimonio de supernumerarios del Opus Dei, que tienen introducida su Causa de beatificación conjunta.

«Yo rezaba para conocer un Tomás para mí, y un día fui a Misa y conocí un chico. Al cabo de unos días volvimos a coincidir y nos fuimos a tomar una café que duró cinco horas. Ese día nos contamos muchas cosas, y también que los dos rezábamos la estampa de Tomás y Paquita. Desde entonces la rezamos en casa todos los días, y por ellos le pedimos a Dios amarnos, respetarnos, comprendernos y cumplir su voluntad toda nuestra vida. Rezamos así todos los días», dice hoy Lucía.

Hoy, Tomás y Paquita, que ya están camino de los altares, «son para nosotros como un matrimonio amigo nuestro», dice Lucía, que reconoce que «nuestra historia es muy bonita y muy normal. Al final se trata de pedir y de confiar. Y de abandonarte, porque muchas veces nos falta dar el paso del abandono. Y el abandono es fundamental a la hora de dirigirte al Señor».

fuente: alfa y Omega

http://www.alfayomega.es/147854/son-como-un-matrimonio-de-amigos