“Me encanta la gente. Yo me hago cura para estar cerca de sus vidas y sufrimientos”

Fede, José María, Juan Antonio y Juanma recibirán el domingo 11 de marzo el Diaconado de manos de su obispo. Es un paso decisivo en su camino al sacerdocio para el que se han preparado durante muchos años. Aunque jóvenes y risueños, se les ve asentados y maduros. Tienen claras las cosas y, aunque en un principio hablan con cierto respeto al micrófono, luego se van soltando. “Me encanta la gente” dice Fede. “Póngalo ahí, yo me hago cura para estar cerca de sus vidas y sufrimientos”.

¿Qué modelo de sacerdote tenéis? ¿Qué tipo de sacerdotes queréis ser en el futuro?

FEDE: Hemos tenido muy buenos ejemplos. Para José María y yo que somos de Huércal Overa, el Cura Valera ha marcado mucho nuestra vocación.

JUAN MANUEL: Yo creo que tenemos que ser sacerdotes del Siglo XXI. Tal como nos invita el Papa Francisco tendremos que ser curas con los criterios de la Evangelii Gaudium: llevar la alegría del evangelio y estar en medio de este mundo sin ser de este mundo. Ser enlace entre Dios y la gente a través de los sacramentos.

_____________________________________________

“Llevar la alegría del evangelio y ser enlace entre Dios y la gente”

JOSÉ MARÍA: Una sacerdote tiene que estar permanentemente en contacto con el sufrimiento. Si miramos a nuestro alrededor, hoy el sufrimiento se nos presenta de diversos modos. En la enfermedad y en el sinsentido que muchos jóvenes sienten. Creo que ahí tenemos un campo de trabajo muy amplio para presentarle a Jesucristo que nos muestra la auténtica dignidad del ser humano y el sentido último de nuestra vida.

JUAN ANTONIO: Yo me quedo con el trabajo con los jóvenes. Son la vida de las parroquias. Tenemos que estar en medio de la gente con una sonrisa que sea signo de la alegría que el mismo Jesús nos transmite en su evangelio.

¿Cura urbano o rural?

JOSÉ MARÍA: Rural. Quizá por lo que hemos conocido. Es donde hemos sido educados en la fe, lo que hemos conocido…

JUAN MANUEL: Creo que algo mixto. Por la profesión de mis padres, he estado en la capital y en pueblos pequeños como Topares. Ahora viven en Vera que es un pueblo urbano.

FEDE: Nosotros nos hemos criado en un ambiente de barrio. Yo soy del Calvario de Huércal Overa y eso implica un ambiente muy familiar, de mucha cercanía.

JUAN ANTONIO: Al ser del Ejido, una gran urbe, he echado de menos ese ambiente de pueblo. Ahora mismo, en la experiencia pastoral que estoy viviendo en Tíjola y alrededores, estoy sintiendo esa familiaridad, cercanía y tradición que tiene lo rural.

¿Cuál sería la primera “medida” que tomaríais en vuestra nueva parroquia?

FEDE: El acompañamiento a los enfermos. Es muy importante y necesario. Donde está la dificultad, allí tenemos que estar.

JUAN MANUEL: Algo que se está perdiendo y que parece de tiempos pasados, es la Adoración al Santísimo. Por ejemplo, a través de la Adoración Nocturna que tanto bien ha hecho. Es el suministro, la gasolina para todo apostolado.

_____________________________________________

“Hay que abrir las puertas de las Iglesias. La oración es la gasolina para todo apostolado”

JOSÉ MARÍA: A mí lo primero que me viene a la cabeza, sinceramente, es que tendría que ver antes las necesidades que hay en la parroquia. Hasta que no conoces lo que tienes delante, los grupos que necesitan ser revitalizados o apoyados, no tomaría ninguna medida.

JUAN ANTONIO: Lo primero que haría sería abrir las puertas de la Iglesia. Para que la gente pudiera entrar a orar. No sólo en la hora de la misa, sino que pudieran visitar al Santísimo con frecuencia. Además, algo con jóvenes. Un coro, aunque yo canto fatal (risas), algo atractivo para que se sientan parte activa de la parroquia.

¿Creéis que los jóvenes de hoy son más o menos espirituales que hace unas décadas?

JUAN ANTONIO: La gente de hoy está pidiendo más espiritualidad. Lo que pasa es que no se atreven. Están bombardeados por tantas redes y mensajes contrarios que al final se pierden. Muchos jóvenes necesitan formación espiritual para que vuelvan a entrar a la iglesia.

_____________________________________________

“Tenemos el riesgo de descafeinarlo todo, también el mensaje de Jesucristo”

JOSE MARÍA: El que atrae es Jesucristo. Podemos tener el riesgo de descafeinarlo todo, también el mensaje cristiano. Sumergirnos en esa cultura de lo light. Hay que presentar el testimonio de Jesucristo con firmeza, autenticidad y alegría.

Una razón por la que un joven tendría que ser sacerdote

JUAN MANUEL: La felicidad no está en las cosas efímeras. La felicidad plena está en la “vida en Cristo”.

FEDE: Es una gracia que se te regala. Un Todo para todos.

JOSÉ MARÍA: Cuando tengan la experiencia de que Jesucristo ha dado su vida por ellos, tendrán esas ganas de dar la vida por los demás y se planteen qué espera el Señor de ellos.

JUAN ANTONIO: Dios siempre suma. Nunca te va a restar