Cuando Dios permite la separación, es siempre para un bien mayor. María Luisa Erhardt

Gran entrevista de Mater Mundi a María Luisa Erhardt que lleva más de una década acompañando a personas que han experimentado una separación en su vida.

Su propia separación matrimonial le hizo años después constituir la Fundación Betania, una organización católica que acoge a personas separadas, divorciadas o con su matrimonio anulado. El objetivo de esta escucha y acompañamiento es sanar las heridas con las que llegan personas que han sufrido separaciones y cuyas secuelas siguen siendo bastante profundas.

Para Maria Luisa, en Betania primeramente de todo se escucha, se ama y también se pone todo lo anterior en el Señor y en la Virgen para rezar “con corazones abiertos”.  En Betania cada historia es insustituible y en todo el proceso de sanación se produce un verdadero despertar en muchos casos a la fe de las personas que llegan.  La idea de esta gran familia que forma Betania es que aquí no se culpabiliza a nadie, no hay cabida para prejuicios, rumores ni críticas.

Después de la dura experiencia que Maria Luisa tuvo de su separación hay una cosa que tiene clara: “cuando Dios permite la separación, es siempre para un bien mayor”. Ella tiene la vivencia de haberse separado joven, con 30 años y encontrarse en esos momentos perdida.