El milagro del Escapulario de la Virgen del Carmen

El Padre John Higgins había sido invitado a comer una barbacoa con amigos; empacó su kit de misa y fue alrededor de las 6:00 pm. Llegó con gran apetito y fue recibido por unos 15 jóvenes, pero sonó el teléfono y todo cambió. Porque lo llamaron de un hospital para dar la extremaunción a un moribundo. Así que tuvo que conducir a unos 20 kilómetros a un hospital donde le habían llamado de emergencia. Condujo rápidamente porque la enfermera a cargo de la sala de emergencias, Anne, lo estaba esperando. Él la conocía a ella, a su marido y a los niños de la parroquia.

Cuando llegó pudo ver a los paramédicos a los pies de la única camilla ocupada allí, así que corrió y entró. Pero le oyó:“Lo sentimos Padre John es demasiado tarde. Se ha ido” dijo Anne, sonriendo. Ella tenía mucha compasión y entendió que había ido tan rápido como pudo.

Cuando miró vio que le estaban retirando los cables al hombre mayor y se dio cuenta que llevaba el Escapulario del Carmen, uno viejo de tela.

El Padre John cuenta: Me acerqué y dije: “Él está usando un viejo Escapulario del Carmen”. Pero cuando lo toqué apareció un pitido desde un monitor, al otro. La enfermera, Anne, dijo: “¿Qué hizo usted?”. Dije “¡Nada!”. Ella y otra enfermera saltaron y rápidamente volvieron a conectar los cables y llamaron pidiendo ayuda. Los paramédicos estaban con sus mandíbulas boquiabiertas.

El paciente abrió los ojos y dijo: “Oh, que bueno Padre, le estaba esperando; quiero hacer una confesión”.

Casi me caí de la impresiónYo no había hecho nada más que ver y tocar su escapulario. La siguiente cosa que pude ver era que estaban trabajando en él. Hicimos una confesión rápida y le di la absolución de emergencia mientras trabajabanUno de los paramédicos me preguntó si estaba bien y me senté en una silla. Un par de semanas más tarde el hombre vino a mí para la confesión y me dijo que el doctor no podía entender lo que pasó, y tuvo que romper el certificado de defunción que ya había empezado a llenar. Los paramédicos habían ido a verlo al hospital y le mostraron sus notas. En la parte inferior de la página que habían escrito la hora y el lugar de su muerte. Y luego en grandes letras en negrita había añadido “devuelto a la vida por Dios”.

 

Fuente: http://forosdelavirgen.org/47483/el-escapulario-de-la-virgen-del-carmen-en-la-vida-y-la-muerte-de-juan-pablo-ii-2012-07-18/