Tu no hueles a oveja sino a Chanel

Una de las grandes obras de Misericordia es visitar a los presos que no es un deber de justicia sino de verdadera caridad.