Abren la puerta y ¡es el Papa!

Llaman a la puerta y en lugar de su párroco, entra el Papa.

Esta es la sorpresa que se han llevado los vecinos de un barrio periférico de Roma. Francisco ha acudido a sus casas para impartir la tradicional bendición de Pascua. El Papa recorrió un edificio de apartamentos yendo puerta por puerta para cumplir con esta costumbre.

Las personas mayores estaban especialmente emocionadas y los niños no se podían creer que el mismo Papa era el que entraba en sus casas.

Aunque terminó el Jubileo de la Misericordia el Papa quiere continuar con esta costumbre de realizar visitas sorpresas un viernes de cada mes, en esta ocasión quisó estar cerca de los que viven más lejos de la Ciudad Eterna.

Fuente: ROME REPORTS