Pilu Sanz, diseñadora de Saintips: “Se puede hacer muchas cosas desde el diseño para dar a conocer a Jesús”

“Mis hermanas, que ni creen, ni practican, y me compran de todo” ¿Quién dijo que el diseño no importa? ¡Sí que importa y mucho!

Para demostrarlo, hoy entrevistamos a Pilu Sanz, creadora de la Saintips, ¡una agencia de comunicación de los santos!

 

¿Qué es Saintips?

Una agencia de comunicación. En Facebook, comenzamos como la agencia de comunicación de los santos, nos centramos en cómo darles un diseño y voz a todo aquello que habían dicho. La diferencia de hoy con el comienzo es que se ha ido desarrollando, la esencia sigue siendo la misma, pero hacemos servicios de comunicación concretos.

¿Algún caso en concreto?

Hemos hecho algún encargo para la Oficina de información del Opus Dei, para una residencia universitaria en México, un colegio en Perú que quería colgar nuestros diseños en sus aulas, en un hospital de Chile nos pidieron el diseño de los folletos de capellanía, una revista de economía sostenible nos han pedido el diseño de unos anuncios y, a cambio, ponían un banner de publicidad de Saintips.

¿Cómo se surgió la idea?

En realidad es una tontería. En octubre de 2014, en el club juvenil del Opus Dei en el que participo estábamos preparando una actividad para jóvenes líderes, y para darle difusión hicimos un cartel grande con diferentes frases de líderes mundiales y entre ellas pusimos una de san Josemaría. Todo con un diseño atractivo. Alguien que pasaba por allí, le hizo una foto y se la puso de perfil en WhatsApp; y esto fue como la pólvora: mucha gente la utilizó de foto de perfil también, incluso en redes sociales. Entonces se nos ocurrió que a la gente le gustaría la idea de poner atractivas las frases de santos y las pusimos en Facebook en una página en marzo.

¿Cómo llegasteis a tanta gente?

Seguimos dos estrategias. Primero, mencionábamos a páginas potentes, como Catholic link, Jóvenes Católicos u Opus Dei. Después, pedimos a nuestros seguidores que nos dijeran frases de santos a los que tenían devoción. Para ello hemos aprendido que hay que hacer selección y verificar esa frase, el contexto. Una vez atribuimos una frase al Papa y nos escribieron diciendo que era de Bod Marley (se ríe). Ahora esto lo cuidamos mucho más. Queríamos que creciera, pero nunca pensamos que tanto. Nos hace ilusión, pero esto va creciendo y da miedo, además hay veces que la gente nos pide cosas pero no tenernos dinero. Al principio nos centramos en hacer comunidad y no teníamos ni conocimientos, ni dinero para hacer una tienda online, además de crear productos, porque solo teníamos diseños.

 

“Los santos nos ayudan con cosas concretas. Les decimos: ‘Venga que estamos trabajando para vosotros’”

 

Saintips cada vez se hace más grande. ¿Cuándo empezasteis con la shop?

Un día nos escribió una persona que se dedicaba a la programación de web y nos ofreció un precio especial para apostar por Saintips, porque le parecía muy interesante. Le pareció que tenía futuro. Para ello teníamos que crear productos, porque solo teníamos diseños. En diciembre de 2015, lanzamos la tienda online, y solo teníamos para vender calendarios. Hemos ido aprendiendo a marchas forzadas: empezamos a vender calendarios a marchas forzadas porque son productos muy perecederos y lanzamos el 28 de diciembre web, Una locura. Como al mes, mes y medio, lanzamos cosas nuevas. Descargables, que es lo más fácil y de lugares a los que no llegamos.

Ahora hacemos pedidos personalizados, ya sumamos como doscientos, porque todas las semanas hay algo. Aunque que nos encantaría que fuera a más, dedicarle más esfuerzos, pero el resto del equipo tiene un trabajo más estable, pero es verdad que en algún momento tendremos que dedicarnos alguna a ello de manera profesional.

Un público hispanohablante.

Sí, pero con la capacidad que tenemos, no podemos hacer envíos fuera de España, de ahí que van fundamentalmente queramos darnos a conocer dentro de nuestro país. Tenemos muchos seguidores en Latinoamérica, pero no disponemos de capacidad logística suficiente para enviar fuera de España, de ahí que hayamos hecho mucho material descargable.

¿Quiénes estáis detrás?

Somos un micro equipo de tres personas. Yo diseño y muevo las redes sociales. Lidia es periodista y tiene una empresa de coating y se encarga de la gestión de cosas varias, es la relaciones públicas. Como siempre estamos haciendo cosas nuevas y vive en Madrid es más fácil. Y Marta, hermana de Lidia, quien se encarga de los envíos y gestión de productos del almacén -que no es el súper almacén-. De momento somos solo estas, pero detrás también hay muchos amigos que dan ideas, difunden, familiares que nos apoyan, son como embajadores de nuestra marca. Mi madre se pone todas las pulseras juntas (se ríe).

¿Os están llegando historias de gente que se acerca a Dios?

Comentarios de amigos. Una por ejemplo le regaló a otra amiga una bendición de la mesa enmarcada, una chica que no cree, y bendicen la mesa porque les encantó. A otra le ocurrió que alguien le paró por la calle para preguntarle algo y esta le preguntó por la pulsera que llevaba y le habló de Saintips. Mis hermanas, que ni creen, ni practican, me compran de todo; cuando les pregunto que si saben lo que significan las pulseras, las cintas de bendición del viaje, me responden que les encantan para regalarlas. La gente lo tiene más cercano, de ahí a que luego profundicen y se acerquen a Dios… Quiero pensar que sí.

¿De qué forma te ayuda Saintips en tu vida? 

Se me ha abierto la mente a conocer a otros santos. Cuánta gente santa ha dicho cosas súper actuales, gente que ha vivido súper feliz en el mundo, que ayuda un montón, y a veces sin citar de forma expresa a Dios. Además ahora estoy muy atenta a lo que dice el Santo Padre, no solo por sacar frases, sino que me cala mucho más, porque cuando estoy diseñando pienso más cómo lo plasmo. Y estoy desarrollando la creatividad: cuantas cosas se pueden hacer en el mundo del diseño gráfico para difundir el mensaje de Jesucristo y de la Iglesia.