Si realmente me quieres, demuéstramelo…

¿Por qué dos personas llegan a ser novios? Pues, por ejemplo, porque “se gustan”, sienten algo especial el uno por el otro, o, en casos más dramáticos, porque no podrían sobrevivir si no estuviesen juntos…

Sin embargo, algo muy diferente y que no está tan claro es para qué esas dos personas están saliendo. Hay mucha gente que no sabe para qué sale con su novio/a. Pueden tener muchas razones (es simpático, me gusta, me escucha, me hace compañía…), pero no un objetivo claro.

Precisamente por la falta de una meta (o de ocultarla), todo parece valer. Bastan razones del tipo: “es que nos queremos mucho”, “es que nos queremos conocer mejor”, o incluso “es que todos lo hacen” para, como se suele decir, “hacerlo…”. Pero cuidado, a veces las razones tratan de ocultar una meta. Detrás de un “te quiero” puede haber una búsqueda unidireccional de placer y de la propia satisfacción; en definitiva, de egoísmo… que no nos conviene desvelar.

¿Cuando besas a tu novia, por qué y para qué la besas? ¿Para qué sales con él/ella?

Es muy importante tener las ideas claras desde el principio. Le quiero, me quiere, ¿qué más hacemos? Pues muy fácil, ¡querernos más!

NoviazgoAmar no es (solo) sexo. Amar es sacrificio, entrega, generosidad. Amar es poner al otro primero y saber ponerse a uno mismo en un segundo o tercer lugar. Amar es perseverar, ser fiel, respetar, saber permanecer junto al otro en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida. En definitiva el amor que una persona tiene hacia otra es proporcional a lo que sabe sufrir por ella. No es necesario hacerlo para demostrar el amor, sino que donde realmente se muestra es en cada uno de esos puntos anteriores.

El noviazgo es una etapa que busca crecer en el amor. Crecer hasta llegar al amor total, que es la entrega de uno mismo al bien del otro. El matrimonio es la unión de dos personas para siempre, es decir, hasta su entrega total e incondicional. Esta entrega se expresa corporalmente con el acto sexual, por eso sólo se entienden completamente las relaciones sexuales en la vida conyugal.

Todo parece muy bonito, pero el matrimonio exige una preparación. Hay que conocer bien al otro para amarle enteramente, con sus virtudes y defectos. También pensar que en la vida habrá discusiones y problemas, pero es aquí, en las contrariedades, donde el amor se expresa de forma más fuerte con el perdón.

Si quieres a tu pareja… ¡demuéstraselo!, ¡decídete a amarla de verdad y prepárate para ello!

——————-
Con la colaboración de @Santiagocantrei