¡Entremos a formar parte de la iglesia, no nos quedemos en el hall!

Podrás encontrar más artículos como este en nuestra sección de Preguntas Frecuentes

A la Iglesia la hace Jesús, que no ve el pecado del hombre sino su corazón, al que busca para curarlo y el trabajo de hacerla, ya lo ha hecho Jesús hace dos mil años, cuando eligió a doce columnas para construir la Iglesia y poniéndose a sí mismo como “base” y “piedra angular”. Después, esa Iglesia abrió de par en par sus puertas a todos, sin distinción, porque  Cristo quiere  amar y curar los corazones, y no contar los pecados.

La Iglesia es un edificio que crece “bien ordenado” sobre sus cimientos, pero parte de esos ladrillos somos tu y yo. Cuando un ladrillo está flojo o se cae, el edificio se tambalea, por eso es tan importante fortalecer nuestra fe y arraigarnos bien.

Jesús ora, Jesús llama, Jesús elige, Jesús envía a los discípulos, Jesús cura a la muchedumbre. En este templo, este Jesús que es la piedra angular hace todo este trabajo: es Él quien lleva adelante la Iglesia de este modo. Como decía Pablo, esta Iglesia está edificada sobre el fundamento de los Apóstoles. Este que Él ha elegido aquí: eligió a doce. Todos pecadores, todos. Judas no era el más pecador: no sé quién haya sido el más pecador… Judas, pobrecito, es aquel que se cerró al amor y por esto se convirtió en traidor. Pero todos escaparon en el momento difícil de la Pasión y dejaron solo a Jesús. Todos son pecadores. Pero Él los eligió.

Jesús   nos quiere dentro de la Iglesia, y no como huéspedes o extranjeros, ni tampoco  de paso, quiere que estemos enraizados allí.

Si nosotros no entramos en este templo y formamos parte de esta construcción a fin de que el Espíritu Santo habite en nosotros, nosotros no estamos en la Iglesia. Nosotros estamos en la puerta y miramos: ‘Pero, qué bello… sí, esto es bello…’. Cristianos que no van más allá de la recepción de la Iglesia: sólo allí, en la puerta… ‘Pero sí, soy católico, sí, pero no demasiado… así…”.

Un modo de hacer esto, que no tiene sentido con respecto al amor y a la misericordia totales que Jesús tiene por cada persona. La demostración es la actitud de Cristo con Pedro. Incluso si la primera de las columnas traiciona a Jesús, el Señor responde perdonando y dejándolo en su lugar:

A Jesús no le importó el pecado de Pedro: buscaba su corazón. Pero para encontrar este corazón y para curarlo. Jesús que reza y Jesús que cura, también por cada uno de nosotros.

Nosotros no podemos comprender a la Iglesia sin este Jesús que reza y sin este Jesús que cura. Que el Espíritu Santo nos haga comprender, a todos nosotros, esta Iglesia que tiene la fuerza en la oración de Jesús por nosotros y que es capaz de curarnos. A todos nosotros.

 

Podrás encontrar más artículos como este en nuestra sección de Preguntas Frecuentes