Miriam Gómez, futura comunicadora: “Un comunicador tiene mucho que enseñar”

Miriam Gómez es madrileña, tiene veintidós años, estudió Empresariales y ahora se forma para ser una buena comunicadora, realmente disfruta detrás de una cámara, estudia Realización Audiovisual. Nos habla de la responsabilidad de los medios de comunicación hoy en día, donde también se puede ser cristiana.

 

¿Por qué te has metido en el mundo de la ficción?

Porque me apasiona. Me encanta la idea de comunicar a través de imágenes, como ya dijo un buen sabio “una imagen vale mas que mil palabras”.

 

Un poco arriesgado…

Ya, pero la vida en general es arriesgada.

 

Brajnovic, un periodista y profesor universitario que fue detenido por criticar la figura de Mussolini, por lo que tuvo que exiliarse en la II Guerra Mundial, dijo: “La finalidad de la información es contribuir al enriquecimiento moral y cultural del hombre y así actuar con mayor libertad, responsabilidad y acierto”. ¿Qué te parece?

Cierto. Cuanto más  conoce una persona, mayor capacidad tiene de elegir. Por eso es muy importante que lo que se transmita sea correcto y acertado. En eso los medios de comunicación tienen muchísima responsabilidad.

 

Entonces, ¿cabe Dios en el mundo audiovisual?

Dios cabe en todo. No es bueno separar a Dios de nuestro día a día, tenemos que meterle en todo lo que hacemos. Hemos de vivir cara a Dios siempre. Cuando uno actúa así vas con la tranquilidad de hacer las cosas bien.

 

¿Qué puedes aportar al mundo como comunicadora audiovisual?

Valores. Pienso que en este trabajo se pueden transmitir valores de una forma atractiva, mostrándolos tal cual son. Muchas veces la gente no conoce porque no ha tenido quien le enseñe. Creo que un comunicador tiene mucho que enseñar.

 

¿Con que sueña una futura realizadora?

Con realizar grandes proyectos que lleguen a mucha gente y que les haga mucho bien. Hacer cosas que enriquezcan a la gente, que les haga pensar sobre el sentido de las cosas.

 

La navidad está cada vez mas cerca…¿un consejo para vivirla mejor?

Pues que la vivamos muy cerca del Niño Jesús sabiendo cuidarle y mirarle con ojos de madre como hace María. También podemos hacer voluntariado más especialmente estos días, como visitar ancianos o haciendo recogida de juguetes, imaginación para ayudar a los demás.