La llamada que dejó paralizado Stefan

Un joven de 19 años que entregó una carta para el papa Francisco durante una visita a Castel Gandolfo, recibió una llamada telefónica del Papa, que conversó ocho minutos con el muchacho que definió ese día como el más lindo de su vida.

Stefano Cabizza, estudiante de ingeniería de 19 años y apasionado de fútbol en la ciudad veneta de Padua, se quedó casi mudo cuando le llamó el Papa por teléfono. Lo cuenta el diario Il Gazzettino, del noreste de Italia, a quien el joven indicó que “hemos reído y bromeado por unos ocho minutos. Me llamó ayer hacia las 17 horas, y me había llamada antes pero no me había encontrado”.
Me dijo que entre Jesús y los apóstoles se hablaban de tú y visto mi nombre que le rezara a San Esteban y que rezara por él. Me dio su bendición y sentí crecer una gran fuerza. Claramente fue el día más lindo de mi vida”.
“He querido hablar de esta experiencia fantástica solamente para dar a conocer este gesto de gran humildad y cercanía del Papa Francisco hacia nosotros los jóvenes”, explicó Esteban con gran emoción al cotidiano. “Me dijo que lo podía tutear precisando: ´¿Crees que los apóstoles lo llamaran de Ud. a Jesús? ¿O lo llamaran excelencia? Eran todos amigos como lo somos tu y yo, y a mis amigos les llamo de tú”.
No es la primera vez que el Papa descuelga él mismo el teléfono y llama por teléfono. Anécdotas de este tipo se prodigaron justo después de que Francisco fuera elegido Pontífice.Así llamó, por ejemplo, a la Casa General de los jesuitas y que atendió un incrédulo recepcionista o las distintas llamadas que hizo a Argentina para hablar incluso con el quiosquero.