Entrevista a Mons. Munilla: “La JMJ será una ocasión magnífica para nuestra renovación pastoral”

Monseñor José Ignacio Munilla tiene 46 años y actualmente es el Obispo de Palencia, aunque su formación para el sacerdocio comenzó en Toledo para más tarde terminar en la diócesis de San Sebastián. Fue ordenado con 24 años en esta diócesis para a partir de ahí asumir labores parroquiales en dos parroquias, una como coadjutor y en la última como párroco. En 2006 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI, Obispo de Palencia, y desde la última Asamblea Plenaria de la CEE es Obispo reponsable del Departamento de Pastoral Juvenil junto con Mons. Francisco Cerro dentro de la Comisión de Apostolado Seglar. Además le podemos escuchar cada mañana a las 8 hablando del Catecismo de la Iglesia Católica en Radio María. Nos ha concedido esta entrevista para nuestro blog de Jóvenes Cristianos en Acción que a continuación reproducimos:

En la última Asamblea Plenaria de la CEE ha sido elegido junto a Mons. Cerro como Obispo responsable de la Pastoral Juvenil, ¿cómo se siente ante esta nueva responsabilidad? ¿En qué prioridades espera poder centrarse?

Es sabido que los diversos servicios pastorales de la Conferencia Episcopal no tienen la responsabilidad y, consecuentemente, tampoco la autoridad sobre las directrices de cada diócesis. Su labor es, más bien, de coordinación y de animación. Sin embargo, está claro que en esta cultura tan globalizada, cada vez hay menos diferencias entre los jóvenes de las diversas regiones de España. Por ello, es indispensable que estrechemos los lazos de comunión entre todos aquellos que trabajamos en la pastoral juvenil, de forma que superemos complejos, desánimos y nos estimulemos para abrir nuevos horizontes.

¿Cómo se afronta desde el Departamento de Juventud el próximo Congreso de Pastoral Juvenil y, como parece, la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid en 2010?

Es una ocasión magnífica para nuestra renovación pastoral, de forma que mostremos a muchos jóvenes españoles ese rostro tan atrayente y sugestivo de la Iglesia, como son las Jornadas Mundiales de la Juventud. Como decía nuestro querido Benedicto XVI el día de su toma de posesión como pontífice de la Iglesia Católica: “La Iglesia es joven”. Y esta es una verdad “teológica”, que nos atrevemos a manifestar, aún cuando nuestras iglesias estén frecuentadas mayoritariamente por fieles de edad avanzada. ¿Qué no diremos cuando los jóvenes mismos toman el protagonismo de nuestra vida eclesial? Es muy importante que tanto en la preparación de las Jornadas Mundiales como en el día después, estemos muy abiertos a la bendición de Dios que nos ha de venir de este evento de gracia.

Ahora como Obispo, ¿qué retos ve en la pastoral juvenil de cada día en las parroquias, movimientos y otros grupos?

Quizás uno de los retos principales está en la perseverancia de los jóvenes que, por uno u otro motivo, se acercan a la Iglesia. De hecho, llama la atención que los movimientos que más éxito suelen tener son aquellos que integran a los matrimonios con niños, etc… Para que esta continuidad se haga realidad, me parece también importante cultivar intensamente la vida espiritual, así como una profunda formación. Uno de las tentaciones de la pastoral juvenil es la de entregarse a las diversas actividades y servicios, descuidando la vida espiritual y la formación.

¿Qué le diría a un joven o a un adolescente que quiere seguir a Cristo pero va encontrando dificultades con las que no sabe cómo responder?

Mi primer consejo sería que no caminase solo. Le animaría a que experimente que el Señor le habla también en las experiencias de otros jóvenes que se esfuerzan igualmente por seguir a Cristo. Dios bendice a aquellos que son lo suficientemente humildes y realistas como para pedir ayuda en el seno de la Iglesia.

¿Es un momento en la Pastoral Juvenil para hacer más hincapié en la etapa misionera, o en el trabajo y espiritualidad de los jóvenes que ya están en algún grupo eclesial?

Se trata de dimensiones que deben de estar en equilibrio. Más aún, es importante que cada grupo eclesial ponga el acento en la dimensión que tenga más descuidada. De hecho, suele decirse que hay dos maneras de acercarse al evangelio: una es buscando las páginas con las que más nos identificamos y con en las que mejor nos vemos reflejados, y otra es haciendo especial hincapié en esos otros pasajes, que no nos resultan tan significativos. De esta forma incidiremos y trabajaremos por superar nuestras carencias.

Muchos de los jóvenes en la Iglesia viven su fe en Movimientos Apostólicos, ¿de qué manera se puede coordinar toda la pastoral con las parroquias, las diócesis…?

Lo primero es convencernos de que esa coordinación es absolutamente necesaria. Cuando existe conciencia del reto común que tenemos que afrontar, la coordinación es mucho más sencilla. Las características de la secularización de nuestra cultura, además del laicismo militante en el que estamos inmersos (que muchas veces utiliza la estrategia del “divide y vencerás”), requieren una pastoral juvenil en perfecta comunión.

Una pregunta personal ¿por qué es cristiano? ¿Cómo fue su etapa de adolescencia y juventud?

Tuve el don de Dios de tener una familia cristiana maravillosa, por lo que puedo afirmar con toda convicción aquello de, “¿qué tengo yo que no haya recibido? ¡Todo es gracia, todo es don!Añado a lo anterior que el Señor se sirvió en mi caso de los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, como una forma determinante para salir a mi encuentro.

Las nuevas tecnologías y comunicación cobra mucha importancia en los jóvenes y aparentemente la Iglesia se puede quedar algo atrás en Internet, radio, televisión… Tenemos el programa de pastoral juvenil en Radio María, algunas diócesis han apostado por una buena página web para jóvenes, parroquias, un Obispo tiene videos en Youtube, está este blog… ¿Habrá iniciativas concretas a este respecto que se puedan coordinar desde el Departamento de Pastoral Juvenil? ¿Para cuándo una página web que abarque todo esto y un equipo de jóvenes y comunicadores que esté a su servicio?

Yo creo que vamos a fichar al que ha formulado esta pregunta, porque da la impresión de que lo tiene muy claro. Ciertamente, es necesaria esa agilidad mediática a la hora de comunicarnos. Tengo la impresión de que la Iglesia no ha llegado tarde a Internet, sino que se ha servido con fuerza de este medio. Ahora bien, Internet es una selva y, una vez más, hay que añadir que es necesaria esa coordinación. Lo de Radio María me parece un milagro, y estoy seguro que la Virgen María seguirá dándonos muchas sorpresas por ese camino.

Por último un mensaje para todos los jóvenes que entran en nuestro blog.

Que no olvidéis que la condición para la felicidad es la fidelidad. No creáis nunca a quienes ofertan una “felicidad barata”. Los dones de Dios son gratuitos, pero no baratos. Merece la pena entregar la vida por quien la entregó por nosotros.

Fuente: Fidel Mateos